MIA

Lo más complicado de todo fue darme cuenta que era mía. Nada mas que mía. Solo mía.

No soy del azar, ese que juega conmigo como un adicto al juego, juega esperando la suerte en un par de dados.

Tampoco soy de la suerte, ni de la casualidad… bueno, aunque en ella sí creo, porque las cosas pasan por algo, aunque a veces sea difícil descubrirlas.

Tampoco soy del destino. Yo soy su dueña. Yo decido cuando llega, y cuando viene, que es lo que trae y como lo trae.

Tampoco soy de la gente, esa que se cruza por azar en tu vida, que por casualidad llega y se van tan rápido sin avisar y sin preocuparse del daño que causaron, que dejan una nube de polvo confusa, y que por mala suerte te rompen cual cristal en mil pedacitos.

Soy de las sonrisas, de las carcajadas que de vez en cuando me permito, aunque también soy de mis lagrimas.

Soy del aire que roza mi piel, del sol que calienta mis mejillas, del escalofrío que hiela mi cuerpo cuando el amor me susurra al oído.

Soy de mis angustias de mis alegrías, de mi ansiedad que agarrota mi alma, y de la felicidad que inunda cada rincón de mi ser.

Soy de la lluvia que limpia mis males, que alivia. Soy del aire que sacude mi cabeza y libera de mi los miedos.

Soy de mis miedos, de mi ayer, de mi hoy, de mis defectos y de mis decisiones. Soy así y me acepto y acepté que la felicidad no viene por suerte, azar o casualidad. Mi felicidad la construyo yo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s