DOLOR

Tengo tu dolor alojado entre la cuarta y quinta costilla que me astilla el alma y la vida. Tengo el dolor de haberte tenido y no tenerte cortándome la aorta.

Vivo en el dolor de tu mentira, mírame me destrozaste, no queda nada de lo que me dijiste que querías alguna vez.

Ahora ya no te cho de menos respiro y ya no exhalo tu nombre, hago el amor sin extrañar tu piel, he vuelto a sonreír sin que fueses tú el motivo. Ya por fin no te necesito.