CENIZAS

Cada vez que creo que he conseguido olvidarte, tu recuerdo vuelve para ahogarme. Desde que te fuiste arrastro tu dolor, fue tan difícil soltarte, cada noche te busco en los recovecos de mi piel y ya no te encuentro, solo queda el polvo de cuando alguna vez me quisiste.

Duele. Dueles mucho.

Tú fuego ya no me calienta, ahora me calcina y ahora soy las cenizas que dejaste cuando te fuiste.

Me arde tu ausencia, y mi memoria no quiere olvidarte. A veces me refugio en tu dolor pues significa que existías y que alguna vez me quisiste. Aunque ya nunca más vuelva a ser así.